jueves, 28 de octubre de 2010

¿HOMBRE MUERTO?

   Dos días consecutivos que me he encontrado un hombre 'tirado' en la calle. A un lado de la iglesia,  lo cual me resulta un tanto escalofriante, pero no porque pudiera ser un vagabundo, sino todo lo contrario, vestía bien y simplemente le apetecía repostar horizontalmente con medio cuerpo en la hierba y el otro haciendo de mi camino un tanto obstaculizante.
Es como si a alguien se le hubiera caído de los bolsillos este peculiar personaje.
     Entonces pensé: 'quizás la verdad sea que el pobre no pertenece ya a ningún corazón y ha decidido que a partir del día en que lo vi, cruzarse en mi camino y robarme parte del tiempo de mis pensamientos. para encontrar los suyos propios'.
Mientras, él, se fuma su cigarro, el cual, de forma vertical y haciendo a su vez suyas nubes y pensamientos, mientras hago míos pasos de aceras sin rayas y me pierdo en los silencios temporales de sus intermitentes esperas.

miércoles, 27 de octubre de 2010

martes, 26 de octubre de 2010

Infinito negado...al cuadrado

La obsesión no tiene más maldad que el grado de acorralamiento que sufra por la perdición.


Y las palabras absolutas mueren según la persimibilidad de la vida concedida de un halo de aire en tu boca.


sábado, 23 de octubre de 2010

Invierno...



No te confies.

Frío, materialismo.

Espiraciones de suspiros danzando bajo cero.

Heladas barreras jugando a las insinuaciones.

   Si quisiera comprobar su veracidad,

  ¿dónde dormirían hoy mis labios?

jueves, 21 de octubre de 2010

Punto y lo que tú quieras...

Y aquí me deshago de esta página en blanco,
porque pides a gritos que te reserve lo que sigue al punto
y quiero jugar al escondite con las 'contranormas',
lo que las líneas autistas, infieles, invisiblemente dominantes te hacen dudar

Conjeturar y reiterar con todos sus sinónimos posibles
para no perder la fe sobre esta sintaxis delegada
y déjame que duerma sobre tus piernas hoy,
que mañana empezaré otro libro.

Permite que abrace tu espalda
con un solo brazo
y el otro, el otro...
no podrá evitar posarse en tus nudillos
porque no quiere ver pero apuesta por la complicidad
y jugará a convertirse en ciego,
siguiendo los zig-zags con los que tu presa,la pluma, mortifica el papel.

Papel pinocho,arrugado y meloso con su labia,
en curvas para otros fines, como las tuyas.

Buscáis lo mismo, que lo sé,
pero ya me he dormido y despertaré con una página más,
insisto, no quiero prólogos.

Dónde quedaron las clases de los 'seguidos',
ven, acude rápido, que el cierzo pega fuerte
y no se apiada si prosigo, y digo..

Que mañana no recordaré mis palabras
así que puedes adueñarte de ellas
y regalármelas en otro libro, caducado
para no reinventarlas de nuevo
y no emborronar blanquezas de deseo
de contra portadas esperanzadoras,
porque sé que empiezas a leer por el final.

Y no volver a decir no.

jueves, 14 de octubre de 2010

¿Redención?,ese dos por ciento, anónimo...

    Yo tampoco pretendo ser acusadora, y por eso prosigo con esta correcta habladuría a pesar de estar deseando un tú. Pero permítame acompañar a su inocente auto desenmascaramiento que acaba de realizar (quizás erróneo) y preguntarle si fui yo la persona que le creó o quizás el momento de contagio fue tan exhaustivamente dulce y cegador que no puede dar respuesta a mi demanda.

    Propongo como cura la unión de dos seres que bajo un alto grado de deseo carnal y humano (postergado últimamente entre vampiros)  olviden que están muertos y a su vez su encarcelamiento y adicción nocturna que tanto les caracteriza tenga piedad sobre ellos. Solo entonces, quizás...por el olor que desprenden sus cuerpos a miles de quilómetros pueda disfrazar la sed incontenible y casi innata  que el momento de su creación cargó en ellos. Sentirse de nuevo un animal, un ser vivo; pero hay un problema...

...nunca se me dieron bien las estadísticas, ellas jugaron conmigo.

   Dos víctimas, dos condenas y una sola libertad. ¿Merece la redención un asesino de corazones?

domingo, 10 de octubre de 2010

La noche de los colmillos largos...

     No se deje engañar: el amor se aparece como el cazador, que va por la penumbra en busca de una víctima propicia, la elige y le dispara;más tarde la devora, y es cuando más la quiere.¿Dónde quedan,entonces, los sentimientos? Los suyos, por lo pronto, están a salvo:nadie ama tanto al victimario como la víctima, y esto es particularmente cierto entre los vampiros. ¿Quien es al fin, la verdadera víctima?¿Usted, que ha sido homenaje místico de mis colmillos, o yo, que vivo a expensas de esta insaciable sed? Aunque sé que podría conformarme,como tantos colegas, son sobornos mediocres como fama, fortuna, posición social, en lugar de eso elijo un cuello como el tuyo y le rindo el debido tributo de avidez. Es decir que a partir de ese instante yo la deseo a usted por los siglos de los siglos.

     No intento retenerla por la fuerza. Es usted libre de correr ahora mismo en busca de esos grises satisfactores cuya obtención desvela al vampiro conformista. Cásese, tenga hijitos, intente olvidarme.Yo la aguardaré aquí, en la certeza de que cada día de espera no hará sino endulzar mis leucocitos.A salvo de esta vanidad insulsa de los mortales, entiendo que es la vida, no la muerte, lo que a veces separa a los amantes. O sea que dele usted su vida a quien prefiera, al fin que ya su muerte me la ha entregado a mí: un vampiro sincero que cumple los rituales y respeta los códigos. 
Espero no se ofenda si me lavo los dientes.


                                                                                 'El materialismo Histérico' , Xavier Velasco

viernes, 1 de octubre de 2010

'Like a tattoo'

Tantas veces he sentido la tinta de tu imaginación,
el aire  de tus neuronas ociosas rozando mi piel....

Los pinceles de tus ojos no dando nunca finita 
esta clase de arte sin catalogación,
sin burbujas perecederas en la sociedad, 
sin influencias religiosas.
Nuestra obra maestra.

         Una sola oportunidad de flashear estos tres minutos,
                            muertos ya para este mundo, 
                                                                                                imperecederos por nuestras definiciones,
                                                                                                        nuestra propia lengua   
                                                                                          y consecuentes habladurías incongruentes.

                                                                       Pero somos sordos 
                                                                     y las manifestaciones pintan pantomimas 
                                                                 y cambiamos de canal.

                                                                     Las risas se fusionan 
                                                                           y la ingenuidad infantil revierte todo efecto.

                                                               Pintura, lienzo, cuerpo mio...tuyo.